miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tratamiento Ortomolecular de la Fibromialgia

por Pablo de la Iglesia (Naturópata)

Recientemente mi hija ha sido diagnosticada de fibromialgia, no sabemos bien de que se trata y estamos angustiados. ¿Nos puede ayudar la Nutrición Ortomolecular? Ana, 57 años, Buenos Aires. 

La fibromialgia es una enfermedad que suele manifestarse con dolor, agotamiento, rigidez del cuerpo, trastornos del sueño, malestar abdominal, entre otros síntomas que pueden generar invalidez variable.

La nutrición ortomolecular puede complementar el tratamiento con muchos recursos; compartimos los que, a mi criterio, son los tres más importantes:

Magnesio: un estudio clínico verificó que la administración de 600 mg de magnesio al día produce una gran mejoría en los puntos de dolor y en la fatiga; incluso, con seguimiento profesional, parece que dosis mayores son más efectivas. Por sencillez y economía, mi primera opción sigue siendo el cloruro de magnesio que usaban nuestros abuelos y se suministra libremente en farmacias y dietéticas.

Acido Málico: cuando tengo oportunidad, a todas las personas que padecen esta enfermedad les recomiendo una o dos manzanas verdes al día. ¿Por qué? El ácido málico está involucrado en la producción de energía y ayuda a depurar el hígado; su uso ha demostrado ser de gran importancia para mejorar la fibromialgia. También se expende en comprimidos y su consumo debe ajustarse a la recomendación.

Omega 3: por su versatilidad, es uno de mis complementos preferidos. Puede ingerirse en cápsulas de aceite de pescado, chía o lino; salvo cuando se practica un vegetarianismo estricto, las primeras son la alternativa más potente.

Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti.

* Pablo de la Iglesia es autor de los libros "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular", "Recuperar la Salud" (Editorial Errepar), "Esclerosis Múltiple", "Estimula Tu Inmunidad Natural", "Corazón Contento" (Ediciones Obelisco) y "Cáncer, su tratamiento natural" (Ediciones Libertarias). Para saber más del autor, visite www.poreldespertar.com

Usted puede enviar sus consultas a correomia@perfil.com.ar y Pablo de la Iglesia las irá respondiendo en futuras ediciones.
Recuerde que las terapias complementarias no reemplazan al tratamiento médico y es aconsejable consultar a un profesional antes de realizar cualquier cambio en la dieta.