jueves, 23 de junio de 2011

Miomas, su tratamiento natural

por Pablo de la Iglesia (Naturópata y autor de “El Milagro de la Nutrición Ortomolecular”)

Hola, tengo tres miomas y el doctor me aconseja una miotectomia. Quisiera saber que tratamientos alternativos hay. Vilma (42), Buenos Aires. 


Hay tratamientos naturales que suelen dar muy buenos resultados en casos de miomas o fibromas; compartiré algunas opciones para que las converses con tu médico:

* Uña de gato: es una poderosa planta medicinal con propiedades antiinflamatorias, desintoxicantes y antitumorales.

* Maca: se trata de una planta de usos ancestrales en las culturas andinas y, además de ser un reconstituyente energético, actúa como regulador hormonal.

* Enzimas: un complemento nutricional que aporte enzimas como la papaina, la bromelina o la lipasa, suelen ser enfoques nutricionales muy frecuentes.

Otras hierbas de uso frecuente son el ruibarbo, la canela y las algas marinas; el anamú junto con la vitamina E (400 U.I. al día), parece ser de utilidad.

El consumo de grasas saturadas provenientes de la leche, la carne roja y los huevos, así como otros alimentos procesados, debe mantenerse en niveles mínimos; estas contienen ácido araquidónico que fomenta los procesos inflamatorios y es contraproducente con los miomas. Paralelamente a la disminución de las grasas saturadas, es importante aumentar el consumo de frutas y verduras crudas que aportan antioxidantes, enzimas y oligoelementos junto con proteínas y grasas buenas derivadas del pescado azul.

Con la llegada de la menopausia, los miomas dejan de tener estímulo hormonal y se reducen o desaparecen; con un buen tratamiento natural, generamos auspicios en esa dirección.

Finalmente, un tratamiento con acupuntura, puede ayudar a aliviar el dolor pélvico, la pesadez y algunas molestias derivadas de desequilibrios hormonales.

¡Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti!
Pablo de la Iglesia



* Pablo de la Iglesia es autor de los libros "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular", "Tu Mejor Medicina", "Recuperar la Salud" (Editorial Errepar), "Espiritualidad aquí y ahora" (Kier) "Esclerosis Múltiple", "Estimula Tu Inmunidad Natural", "Corazón Contento" (Ediciones Obelisco) y "Cáncer, su tratamiento natural" (Ediciones Libertarias). Para saber más del autor, visite Universidad Por El Despertar


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos:

lunes, 20 de junio de 2011

Consciencia del Agua


Haz del Agua tu meditación de hoy.

Inquiere profundamente acerca del significado del agua para la vida, contemplando a todos los reinos y al planeta en su conjunto.

Así mismo, profundiza en su valor para tu propia vida y como, sin que casi te des cuenta, está actuando para que tu salud sea lo más cercano a la perfección. ¿Eres consciente del valor del agua en tu vida? ¿La utilizas como recurso terapéutico? ¿Bebes suficiente cantidad de agua para mantenerte bien?

Te propongo que durante los próximos días hagas lo siguiente:

Bebe diariamente dos litros de agua “pranizada”. Prana es la energía vital que anima el cuerpo de todo ser viviente; para cargar el agua de prana tan solo debes trasegar la que vas a beber de un recipiente a otro, como si quisieras enfriar un líquido muy caliente.

Por ejemplo, cuando vayas a beber, trasiega el contenido de un vaso a otro siete veces y luego procede. Repítelo cada vez que vayas a beber y verás como pequeños milagros comienzan a suceder en tu vida si tan solo realizas algo tan sencillo. 


No pienses de ningún modo que por su simplicidad esta sugerencia saludable no hará gran cosa por la transformación de tu vida. Ya son miles las investigaciones que demuestran que el agua es un vehículo de conciencia y que incluso se ve afectado por nuestra intención. Al pranizar el agua le estamos devolviendo su fuerza vital y luego podemos incluso programarla con más eficiencia con pensamientos de amor, unidad o lo que tú desees; una vez realizado esto, y con una predisposición abierta de nuestra parte, la bebemos pidiéndole su bendición e invitándola a que se asimile a nuestros tejidos nutriéndolos de su cualidad divina.

Además verás una capacidad acrecentada de tu organismo para liberarse de las toxinas con mayor regularidad de deposiciones y acrecentado caudal de orina; no te asustes si experimentas una pequeña crisis curativa que se manifiesta con granos en la piel, una diarrea, dolores de cabeza o algo similar, se trata de tu cuerpo revitalizado que quiere desprenderse de las escorias que ha acumulado por el consumo de medicamentos químicos, alimentos industrializados, contaminación ambiental o una vida sedentaria.

Para profundizar en el tema, te recomiendo la lectura de "Tu Mejor Medicina" (Editorial Kier)

¡Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti!


Pablo de la Iglesia

* Pablo de la Iglesia es autor de los libros "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular", "Tu Mejor Medicina", "Recuperar la Salud" (Editorial Errepar), "Espiritualidad aquí y ahora" (Kier) "Esclerosis Múltiple", "Estimula Tu Inmunidad Natural", "Corazón Contento" (Ediciones Obelisco) y "Cáncer, su tratamiento natural" (Ediciones Libertarias). Para saber más del autor, visite Universidad Por El Despertar


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos:

sábado, 11 de junio de 2011

El Agua y la Vida

Pablo de la Iglesia
por Pablo de la Iglesia (Naturópata)

El agua, su calidad y consumo suficiente, es un pilar imprescindible que no debe descuidarse en cualquier plan de salud inteligente; nuestra estrategia puede ser muy buena, pero si no prestamos atención a este punto, la misma puede fracasar a pesar de nuestros mejores esfuerzos.

El ser humano está compuesto por un 70% de agua, nuestro planeta posee en la misma proporción; es necesario que el agua que necesitamos para vivir y gozar de buena salud sea suministrada en forma suficiente. Este es un saber establecido y sin embargo no tomamos conciencia de la importancia que este dato tiene para nuestro bienestar; realmente, si lo hiciéramos, muchas enfermedades serían más benévolas y otras tantas podrían prevenirse.

Las infinitas reacciones bioquímicas de nuestro cuerpo deben llevarse a cabo en presencia de agua; hay una ley en biología que sostiene que “las células de todo ser vivo no pueden vivir en otro medio que no sea el acuático”. Nuestras células están rodeadas de líquido y nuestra atención debe estar puesta en reponerlo y mantenerlo libre de excesos tóxicos.

El agua es esencial para la vida y de su cantidad y calidad depende nuestra salud. Los nutrientes y los desechos se transportan en el medio líquido, estructura nuestro cuerpo, hidrata los tejidos, lubrica las articulaciones, es vital para el buen funcionamiento de nuestro cerebro y miles de funciones más que debemos tener en cuenta para evitar que nuestra máquina orgánica se deshidrate.

Aunque esto varía según nuestro estilo de vida, necesitamos reponer aproximadamente unos dos litros de agua todos los días. Tengamos en cuenta que la reposición de líquidos no solo ocurre cuando bebemos, sino también cuando comemos alimentos ricos en agua, es decir, frutas y verduras; de esta modo incorporamos además nutrientes esenciales y el agua pura y biológicamente vivificante; en este punto también suman los jugos de frutas o las infusiones herbales con efectos medicinales y tónicos.

“Cuando el aporte de líquido es insuficiente, la sangre tiene un peso específico más alto y los productos tóxicos de desecho del metabolismo celular se evacuan de manera imperfecta. Por tanto, el organismo se intoxica con sus propias excreciones, como si dijéramos, y no sería muy inexacto decir, que ello ocurre porque no se ha asimilado líquido suficiente para disolver esas materias perjudiciales que las células mismas fabrican.” 

Alexander Bryce, 'Las Leyes de la Vida y la Salud'

Fuente: este texto es un extracto de "Tu Mejor Medicina" (Editorial Kier)