martes, 29 de mayo de 2012

Tratamiento natural de la retinopatía y desprendimiento de la retina

Pablo de la Iglesia
La retinopatía es el desarrollo anormal de los vasos sanguíneos en la retina, una capa de finas fibras nerviosas que se encuentra en la parte más interna de las cubiertas del ojo; recibe la información luminosa del exterior y luego la envía al cerebro.

El desprendimiento de retina ocurre cuando las dos capas de la retina (epitelio pigmentario y retina sensorial) se separan; puede ocurrir por un golpe o por rascarse, debido a que se produce un corte que deja filtrar el líquido de la cavidad vítrea del ojo produciendo el desprendimiento.  También como consecuencia de una cirugía o espontáneamente, sobre todo en casos de estrés, diabetes o miopías con altas dioptrías.

Tanto la retinopatía como el desprendimiento de retina constituyen una de las primeras causas de la ceguera y lo que podamos hacer para su prevención o su tratamiento coadyuvante cuando ya la padecemos, nunca será demasiado.

Los aceites Omega 3, insuficientes en calidad y cantidad en la dieta actual, son muy importantes en la conformación de las membranas celulares del sistema nervioso; en el caso de la retinopatía se encontró que la ingestión de Omega 3 limita el crecimiento de los vasos sanguíneos. Personalmente me inclino por aceite de pescado, lino o chía; aparentemente los primeros son más efectivos, pero los otros son una muy buena opción para vegetarianos.

Las proantocinidinas reducen la fragilidad capilar en los globos oculares y en ese sentido podemos recomendar el arándano rojo y azul, la corteza de pino marítimo y el extracto de semillas de uva.

La luteína, un caroteno con poderosas características antioxidantes tambien protege al ojo de las diferentes agresiones y del exceso de luz solar. Otros antioxidantes como el betacaroteno y la vitamina C son buenos guardianes de la salud visual, pero la zeaxantina y la luteína son los especialistas.

Para asegurarnos el consumo adecuado de luteína y zeaxantina, sin descartar la suplementación, podemos recurrir diariamente a la col, la berza, la espinaca y otros vegetales de hoja verde.

Otra sustancia que ha demostrado utilidad como antiangiogénico (evitar el crecimiento anormal del tejido vascular) es el cartílago de tiburón; personalmente suelo dejar esta sustancia como último recurso debido a que busco soluciones vegetales incruentas, pero considerando la posibilidad de perder la vista y la necesidad muchas veces de medidas heroicas, un complemento de este tipo también es un gran aliado.


Pablo de la Iglesia

* Pablo de la Iglesia es autor de los libros "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular", "Tu Mejor Medicina", "Recuperar la Salud" (Editorial Errepar), "Espiritualidad aquí y ahora" (Kier) "Esclerosis Múltiple", "Estimula Tu Inmunidad Natural", "Corazón Contento" (Ediciones Obelisco) y "Cáncer, su tratamiento natural" (Ediciones Libertarias). Para saber más del autor, visite Universidad Por El Despertar


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos:

Bibliografía
Desprendimiento de retina; Urvashi Bailo; www.enbuenasmanos.com 
El omega-3 que contiene los huevos previene enfermedades oculares; www.wattagnet.com 
Los Vitanutrientes; Robert Atkins; Grijalbo